slider background

Vivir en Roma

El dicasterio “favorito” del Papa Francisco: la Penitenciaría Apostólica

En la enorme y compleja misión que el Papa desarrolla en el mundo y en la Iglesia, él no se encuentra solo. En la ciudad de Roma se encuentran una serie de organismos que ayudan al Romano Pontífice en el ejercicio de su misión pastoral. Uno de estos organismos, quizá poco conocido, es el dicasterio nominado como “Penitenciaría Apostólica”.

Dicha institución, ofrece año con año, un curso de formación para sacerdotes y seminaristas próximos a la ordenación, donde es posible conocer y valorar este singular discasterio, que según el parecer del Papa Francisco, es el organismo de la Curia Vaticana que más le agrada: «Os lo confieso, este [dicasterio] de la Penitenciaría [Apostólica], es el tipo de tribunal que me gusta de verdad, porque es un “tribunal de la misericordia”, al cual se dirige para obtener esa indispensable medicina para nuestra alma que es la Misericordia divina».

De hecho, gracias a una serie de conferencias que la Penitenciaría Apostólica ofreció del 14 al 16 de marzo, además de dar a conocer sus diversas funciones, buscaba concientizar a aquellos que se preparan al sacerdocio y específicamente a aquellos que ya lo son, de la gran belleza y responsabilidad que un sacerdote tiene cuando celebra el sacramento de la confesión. Por ello, debido a la “grandeza” de este sacramento, se ha insistido acerca la importancia de que los fieles cristianos puedan encontrar siempre en sus sacerdotes, confesores cualitativamente preparados.

En este mismo sentido, el Papa Francisco, dirigiéndose a aquellos que en este año habían participado en el curso ofrecido por la Penitenciaria, ha querido enfatizar tres aspectos que deben caracterizar a todo confesor: «1.- Un “buen confesor” es, ante todo, un verdadero amigo de Jesús Buen Pastor. […] 2.- El buen confesor es, en segundo lugar, un hombre del Espíritu, un hombre del discernimiento. […] 3.- Por último, el confesionario es también un auténtico y verdadero lugar de evangelización. No hay, efectivamente, evangelización más auténtica que el encuentro con el Dios de la misericordia, con el Dios que es Misericordia».

Este es el reto que el dicasterio de la Penitenciaria Apostólica, en sintonía con el Papa, ha querido subrayar para cada uno de los sacerdotes: seguir haciendo de la misericordia, el rostro con el cual el hombre de hoy pueda experimentar la siempre nueva y revolucionaria certeza, de un Dios que ama con tanta misericordia a los hombres.

P. Jaisiel G. Ruiz Cervantes
Diócesis de San Juan de los Lagos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información..

ACEPTAR
Aviso de cookies
Menu Title